13 noviembre, 2020

Alonso Medina Roa «De la defensa de los DDHH a candidato a diputado a la AN: “Voy a asumir los riesgos de la candidatura pese a los señalamientos”

El nombre de Alonso Medina Roa ha estado vinculado por más de dos décadas con la defensa de los derechos humanos en Venezuela, forma parte de la ONG Coalición por los Derechos Humanos y la Democracia desde donde ha llevado, entre muchos otros, el caso del capitán Rafael Acosta Arévalo, detenido arbitrariamente y muerto por torturas mientras estaba en custodia. Ahora, por primera vez, decidió participar en la arena política al proponer su candidatura independiente como diputado por el estado Miranda en las cuestionadas “elecciones parlamentarias del 6D”, cuya convocatoria ha estado marcada por múltiples vicios e irregularidades

—Viniendo usted en el mundo los derechos humanos y siendo defensor de una organización, ¿qué lo motiva a participar en la política justo en medio del actual escenario político y en una jornada electoral tan cuestionada?

Es importante resaltar el rol de la política y la visión de la política venezolana que podemos tener algunos actores. Satanizar la política como elemento de lucha genera situaciones muy graves para la sociedad y para los individuos. La política tiene que entenderse como algo más allá de los partidos políticos, no como algo exclusivo de los dirigentes o de un cargo. Cuando hablamos de política nos referimos a la participación, a la acción social, hablamos de la situación de los ciudadanos, apostamos por la reconstrucción del país, es algo mucho más complejo que últimamente lo hemos visto una manera mezquina y muy limitada.

Los derechos humanos, por ejemplo, son un tema también de política, no solo en Venezuela sino en el mundo porque la visión que se tiene de los derechos humanos a veces es muy limitada y creemos que es único y exclusivo de los presos, de los perseguidos políticos, de los torturados, desconociendo que la lucha por los derechos humanos abarca a toda la ciudadanía porque cuando hablamos de la crisis, por ejemplo del agua potable, del acceso a los medicamentos, de la problemática de la educación, del acceso a los servicios públicos también hablamos de derechos fundamentales y eso es asunto de todos. Así que he decidido participar en estas elecciones porque luego de una experiencia de más de 20 años como defensor considero que desde la Asamblea Nacional puedo continuar con la lucha por los derechos humanos porque es la tribuna por excelencia para planear debates y luchas políticas sociales.

De salir electo diputado tendrá que separarse de la Coalición por los Derechos Humanos y la Democracia

Es correcto, cuando asumí la candidatura me separé de la directiva de la organización entendiendo que la ONG juega un rol importante el cual no he querido confundir con la campaña política; sin embargo, en mi compromiso personal como muchos de los presos políticos actualmente he continuado con la defensa y asistencia jurídica, inclusive estos últimos días hemos iniciado varios juicios políticos en tribunales.

Pero una vez electo no podrá seguir llevando esa representación

Así es, no voy a poder cumplir la función de defensa judicial de los presos políticos porque la labor de diputado es de dedicación exclusiva y no permite, salvo el ejercicio de la docencia, realizar la otra actividad; sin embargo, podré continuar con la lucha por los presos políticos, por los torturados, por los perseguidos y por cualquier situación de vulneración de los derechos humanos desde otra tribuna como lo es la Asamblea Nacional.

¿Cuál es su posición respecto a la manera como fueron nombrados los nuevos rectores del Consejo Nacional Electoral? Podría entenderse que al participar en estos comicios usted está de acuerdo con esos nombramientos irregulares

La escogencia de los rectores de este último CNE no es muy distinta a la elección de las últimas directivas que también fueron designadas por el Tribunal Supremo de Justicia. Evidentemente que las condiciones electorales no son las mejores, pero son mejores a las de 2015 cuando la oposición ganó la Asamblea, en aquel entonces había un directorio de 5 rectores de los cuales el oficialismo tenía 4 y la oposición tenía sólo uno; al día de hoy la oposición cuenta con dos rectores principales y un rector suplente incorporado como director, de tal manera que hay que entender que en este momento con la situación política que tenemos en el país nunca habrá las condiciones ideales para una elección y eso no puede ser excusa para no participar porque la única forma efectiva de participar que tiene el ciudadano para generar un cambio es haciendo uso de un derecho, por cierto, un derecho humano y fundamental como les es el derecho al voto. La experiencia política de la abstención en Venezuela, desde mi punto de vista y respetando las diferentes opiniones, ha sido nefasta porque como herramienta de lucha política no genera efecto alguno, salvo la resignación de los ciudadanos.

¿Usted es consciente de que si es electo y teniendo en cuenta que como defensor de derechos humanos ha llevado casos tan importantes como el del capitán Rafael Acosta Arévalo pudiera estar en el ojo del gobierno de Nicolás Maduro y ser víctima de persecuciones y represión como lo han sido tantos diputados de oposición? ¿En medio del escenario actual aun así se siente motivado a participar?

Evidentemente es un desafío, un reto, pero creo que Venezuela merece que asumamos riesgos para recuperar la democracia, he sido fiel el creyente de esa frase que tanto nos vendieron: “Todas las opciones están sobre la mesa”, y el voto es la opción por excelencia de los ciudadanos, aunque no excluyente de cualquier otra lucha ciudadana. Creo que la lucha por la democracia debe ser algo constante, permanente y efectivo, de nada vale generar políticas que no causen efectividad, pues a lo que pueden conllevar es a frustraciones sociales que desmoralicen a toda la colectividad.

¿Hacia dónde van dirigidas sus propuestas legislativas?

A tres cosas fundamentales, la primera creo que el Parlamento tiene que dejar de ser una tribuna únicamente de debate político-partidista o debate ideológico, tiene que ocuparse de las realidades sociales que vive el país, en el Parlamento tiene que legislar en la línea de resolver la problemática social de los venezolanos. Lo otro es poner mi experiencia como defensor de derechos humanos en la Asamblea para continuar la lucha por la defensa de los derechos humanos, y la tercera propuesta que llevo es sobre el parlamentarismo de calle, no entendido solamente como asambleas ciudadanas, sino que los diputados sean la voz de las propuestas legislativas de los ciudadanos. Creo que hay que redimensionar la función del Parlamento y ponerla al servicio de la gente.

¿No le preocupa que la opinión pública lo tilde de colaboracionista con el régimen por lanzarse por primera vez como candidato en estos momentos?

Ese no es un tema que me quite el sueño porque creo que hay que argumentar. A los que tildan a otros actores de ‘colaboracionistas’ les preguntó ¿qué hacemos entonces? ¿No votamos? ¿Cuál es el efecto siguiente? ¿Qué hacemos al otro día? Por eso creo que esos cuestionamientos son muy débiles y hasta irresponsables, muchos de esos señalamientos vienen de personas que simplemente se han dedicado a la política del teclado y a cuestionar, no a aportar. Estoy convencido de lo que estoy haciendo, creo en esto, voy a asumir los riesgos de la candidatura independientemente de los señalamientos porque la lucha por la recuperación de la democracia hay que darla de todos los espacios.

¿Sus 20 años de experiencia como defensor de derechos humanos han valido la pena?

Ha sido un trabajo muy noble, del cual he aprendido mucho, y la verdad es que me siento bastante bien de haber aportado y seguir aportando en beneficio de la ciudadanía, porque la defensa de los derechos humanos es un tema de ejercicio de ciudadanía, hay que verlo como la bandera de encuentro de todos los sectores sociales del país y por eso voy a continuar esa lucha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up