20 abril, 2020

A la vista del mundo la violación de Derechos Humanos en la frontera con Colombia

En el corredor humanitario que se instaló desde Colombia hasta el estado Táchira en Venezuela cientos de venezolanos que están regresado forzosamente al país por las dificultades que aumentan debido a la crisis causada por la pandemia del COVID-19 no han recibido la atención que su drama humanitario demanda, por el contrario, esperan por la orden de dejarlos entrar a Venezuela. Así se conoció según información suministrada por funcionarios de la Organización de Estados Americanos, así como en las redes sociales a través de videos que muestran la terrible situación en que se encuentran adultos y niños atrapados en un pasillo improvisado bajo un sol inclemente, que exigen la atención de quienes detentan el poder para que se les permita el ejercicio del derecho a ingresar libremente a su país.

¿Qué acciones se han tomado para hacer los exámenes que descarten que estos ciudadanos estén contaminados con el virus? No se sabe, la respuesta se evidencia en el tiempo que ha transcurrido desde que fueron instalados en el corredor y los días que han pasado días sin que puedan movilizarse hacia su país. Ha de entenderse que se deben tomar medidas para prevenir que a las personas que pudieran estar contagiadas o ser portadoras del virus se les conceda la atención médica adecuada y que quienes no lo estén, permanezcan en la cuarentena debida. Sin embargo, mantenerlas atrapadas en la frontera es violatorio tanto de su condición humana como de su condición de desplazados.

Si ya en muchos países se están violentado derechos humanos en virtud de los excesos en las medidas para evitar el contagio, a estos casi mil ciudadanos se le vulnera, además, el derecho esencial de ingresar libremente a su país de origen. Lo paradójico es que funcionarios que han pedido a boca llena se respete el derecho de los venezolanos desplazados son los mismos que los irrespetan cuando retornan hacia su propio país, conducta que debe ser rechazada y deben exigirse las responsabilidades y sanciones que el caso amerita.

Scroll Up