En Venezuela se viola permanentemente el derecho a la representación política

Desde hace unos años se ha impuesto en Venezuela por parte de quienes ocupan el Tribunal Supremo de Justicia la costumbre de declarar omisiones legislativas de la Asamblea Nacional en su competencia para designar a los rectores del Consejo Nacional Electoral. La última de estas declaratorias la acaba de hacer hace unos días mediante una decisión que al día de hoy no ha sido publicada, impidiendo un proceso que ya había iniciado el órgano legislativo al punto de que había sido designado un Comité de Postulaciones para tal fin.

Esta declaratoria de omisión legislativa hecha por un tribunal absolutamente ilegítimo no sólo pretende arrebatar a la Asamblea Nacional, único Poder legítimo que queda en el país, la facultad de escoger a los rectores del CNE, sino que violenta flagrantemente el derecho de todos los venezolanos al despojarnos de la representación que el Parlamento tiene de cada ciudadano que lo eligió.

Ese mandato o representación que conferimos al elegirlos no puede ser –como ha sido— confiscado por órganos que usurpan el poder y tampoco aunque se tratara de órganos legítimos, por cuanto no puede declararse una omisión o inacción de un cuerpo legislativo que, por el contrario, se encuentra trabajando para cumplir con sus obligaciones.

Scroll Up