8 julio, 2020

María Luisa Acuña López: “La contraloría periodística será determinante en un proceso de justicia transicional”

 

María Luisa Acuña Lopez, especialista en Derecho Administrativo, jueza emérita de la Sala Político-Administrativa del Tribunal Supremo de Justicia y miembro del Bloque Constitucional de Venezuela, ha revisado el rol de la prensa en los países que han dejado atrás regímenes totalitarios para transitar el camino hacia la democracia y la recuperación del Estado de Derecho y la institucionalidad. De esa evaluación concluye que uno de los factores determinantes para que la sociedad comprenda y acompañe el proceso de transición y aplicación de esa otra forma de justicia viene de la mano de los periodistas, de allí la importancia de su participación

 

⎯¿Por qué es importante que la prensa participe en los procesos de justicia transicional?, ¿cuál sería su rol?

 

⎯Creo que para entenderlo debemos partir de lo que se trata la justicia transicional de acuerdo con el concepto del Centro Internacional de Justicia Transicional (CIJT) que alude a países que han dejado atrás períodos de conflicto y represión que recurren a ella para afrontar el legado de violaciones masivas y sistemáticas de derechos humanos que han sido de tal magnitud que el sistema de justicia convencional

no puede dar respuesta adecuada. Entonces partiendo de esto, el rol de la prensa en la justicia transicional es de vital importancia, más aún por su vínculo sin intermediarios con la sociedad, los periodistas son escuchados por el ciudadano, esa es una ventaja para que, a través de su mensaje, colaboren en la conducción de ese cambio, de esa transición, para que el ciudadano pueda confiar en que esta justicia que se va a implementar será para bienestar de la sociedad, para generar conciencia sobre la oportunidad que tenemos con esta transición, que podamos hacer justicia a partir de los parámetros de la justicia transicional.

 

Pero además, la prensa tiene tal protagonismo que no habrá manera de crear los nuevos cimientos del país sin la participación de la prensa, gran parte de los acontecimientos ocurren a partir del mensaje transmitido o informado por los medios. Es de tal trascendencia que nuestra Constitución consagra el derecho a libertad de expresión que sabemos que solo será materializado si tenemos un periodismo independiente. Recordemos que el periodista es el guardián de la actividad política, judicial y legislativa y de todas aquellas otras que permiten darle cuenta al ciudadano de que se está cumpliendo la Constitución y las leyes de cada país. Son contralores sociales.

 

 

⎯¿Qué recomendación daría para hacer la cobertura periodística de este proceso?

 

Hay algo muy importante que considerar, y es la diferencia entre justicia y venganza, es algo que algunos ciudadanos pudieran confundir e incluso algunos esperarían del proceso de justicia transicional contra los responsables de las violaciones a los derechos humanos, pero eso no es lo que pretendemos que ocurra, no es lo que se prevé en los estándares de la justicia transicional. Lo más importante será establecer la verdad, sancionar a los responsables, tratar de establecer fórmulas para que no se repitan estos hechos, reparar a las víctimas y, tal vez, como fin último que toca de manera especial a la sociedad intentar el perdón y la reconciliación para que la sociedad no quede marcada por el odio de lo que ha pasado en este período de incertidumbre y oscuridad.

 

⎯Y cómo podría influir la prensa en el perdón y la reconciliación?

 

Creo que es la parte más difícil, no sabemos cómo ciertas víctimas o cómo la sociedad van a reaccionar con la sola mención de un nombre o de un hecho que vaya a ser objeto de proceso de justicia transicional, pero con la ayuda de los medios y los periodistas se puede lograr que las personas puedan compenetrarse y asimilar mejor esto, una tarea de tal trascendencia que les permita, siendo objeto del castigo, perdonar y reconciliarse.

 

⎯Pero el perdón y la reconciliación son decisiones personales, no colectivas

 

No es tan personal, en un principio pareciera serlo, pero por la experiencia en otros países se ha observado que el perdón y la reconciliación se han colado en la sociedad de tal la manera que han impregnado el ADN social. De allí la importancia del mensaje que se transmita, pues la sociedad confía y cree en los periodistas, lo que ellos dicen es la verdad, por ello es indispensable ese trabajo de generar en la sociedad la capacidad de reconciliarse. Por supuesto, esto no puede estar al margen de la víctima o de la sociedad que se siente víctima, del castigo y del cumplimiento de la reparación, teniendo en cuenta que es muy difícil hablar de resarcimiento cuando se trata de pérdida de vidas, por ejemplo.

 

⎯¿Conoce cómo ha sido la participación de la prensa en otros países donde se ha aplicado la justicia transicional?

 

En lo que he podido revisar he notado que la cobertura informativa y su influencia en la sociedad es mucho más difícil si quienes han cometido las violaciones a los derechos humanos continúan en el poder; por ejemplo en Chile la prensa no podía hacer reportajes con libertad porque aún estaban los militares allí. Por eso ya debería ser impensable hablar de justicia transicional en presencia de los opresores en el poder. En otros casos como Ruanda o Suráfrica la prensa sí tuvo una resonancia importante e hicieron un excelente trabajo porque se pudo llevar a cabo la “contraloría periodística”, algo que es determinante en estos procesos, porque más allá del hecho noticioso la prensa debe estar atenta al cumplimiento de la reparación y los acuerdos, pues en muchos casos los gobernantes no siempre cumplen y eso crea gran decepción en la población.

 

⎯¿En un proceso de justicia transicional hacia dónde debe dirigir la atención la cobertura periodística, hacia la víctima o hacia el victimario?

 

Esta pregunta es fundamental porque el periodismo tiene que tomar la decisión, si enfocarse en la sanción o en el sancionado, en la víctima o en el victimario, es realmente indispensable que la prensa haga esa reflexión. Considero que la atención debe estar en el hecho en sí y, por ende, en la sanción para reparar el daño causado, no en quién cometió el daño porque es allí donde empiezan a confeccionarse los deseos de venganza y la imposibilidad del perdón y de reconciliación para sanar como sociedad.

 

Por ejemplo, en Suráfrica cuando llamaban a los victimarios a los juicios orales los sentaban de espaldas al público, eso es un mensaje muy claro de que lo importante no es quién cometió la violación, sino que ocurrió una violación de la cual se está estableciendo la verdad para aplicar un castigo o sanción que conduzca a reparar a la víctima, además que se buscará la manera de evitar que un hecho similar vuelva a ocurrir.

 

 

⎯Retomemos el término que utilizó de “contraloría periodística”, precisamente por su rol de contralor la prensa ha sufrido censura, cierres, agresiones, amenazas, acosos; es decir, ha pasado a ser víctima directa de violaciones a los derechos al trabajo, a la seguridad personal, a la propiedad y a informar. ¿Un proceso de justicia transicional en Venezuela incluiría estos casos, los llevaría a una Comisión de la Verdad o como se decida llamar a la instancia?

 

¡Claro! Muchos periodistas y propietarios de medios formarán parte de la lista de víctimas y necesitarán tener resarcimiento, reparación del daño que han sufrido, o si es el caso sus familiares, trabajadores o entorno. La prensa ha sido de las más claras víctimas del régimen.

 

⎯¿Qué pueden esperar del proceso de justicia transicional los periodistas que han sido víctimas y los empresarios a quienes les expropiaron sus medios?

 

Lo que necesitan todos los ciudadanos que han sido víctimas de violaciones a los derechos humanos: justicia. Y ¿cómo se logra la justicia? Castigando y resarciendo, dos de las premisas fundamentales de la justicia transicional.

 

⎯¿Y por qué es tan importante que la prensa enfoque su mensaje para que se produzca la reconciliación y el perdón en la sociedad?

 

¿Y por qué no? Son más las taras que le produce a la sociedad la no reconciliación que aceptar dar ese paso para sanear e iniciar el nuevo comienzo. Además, si nos remitimos a los planteamientos de Hannah Arendt tenemos que el perdón es algo innato de la condición humana, ella le da una relevancia de tal magnitud que lo considera como el punto de partida para un nuevo comienzo, exactamente porque el perdón libera las consecuencias negativas, y lo que busca un proceso de transición es que la sociedad quede libre, y allí el mensaje que se dé a la sociedad es muy importante.

Scroll Up