3 febrero, 2021

Bloque Constitucional, carta abierta a la Asamblea Nacional

Ciudadano

JUAN GERARDO GUAIDÓ MÁRQUEZ

Presidente de la Asamblea Nacional y Presidente Encargado de la República

Diputados que la Asamblea Nacional

Su Despacho.

Nosotros, Román Duque Corredor y Cecilia Sosa Gómez, Coordinador Nacional y Director Académico respectivamente del Bloque Constitucional de Venezuela, Grupo de Opinión, constituido en ejercicio del derecho de participación ciudadana; nos dirigimosa Ustedesen la oportunidad de manifestarles,como parte de la sociedad organizada, nuestro respaldoal compromiso adquirido por la Asamblea Nacional deconcretar el mandato de la Consulta Popularrealizada exitosamente entre los días 7 al 12 de diciembre de 2020, como forma de ejercer directamente la soberanía y de participación y protagonismo del pueblo en su ejercicio, conforme lo previsto en los artículos 5º, 62 y 70, de la Constitución.

La expresión de la voluntaddada por la poblaciónrespecto de dicha Consulta, es reconocidaen el Acuerdo de la Asamblea Nacional dictado el 3 de enero de 2021, en el cualde manera expresa señalaen su Considerando Cuatro lo siguiente.

“Considerando: Que, esta Asamblea Nacional, en sesión ordinaria, de fecha 01 de 0ctubre de 2020, aprobóun Acuerdo promoviendo una Consulta Popular para realizar elecciones presidenciales y parlamentarias libres, justas y verificables y rechazar el fraude; consulta convocada con fundamento en los artículos 1, 3, 5, 6, 70 y 333 de la Constituciónde la República Bolivariana de Venezuela, que permitiera obtener la manifestación inequívoca de la soberanía del pueblo sobre las preguntas allíformuladas…”. (destacado nuestro)

Y, en el mismo Considerando se reconoce también que la Consulta Popularcontócon la participación verificable de SEIS MILLONES CUATROCIENTOS SETENTA Y SEIS MIL venezolanos, tanto en el país como en el exterior, quienes en un 99% respondieron “SI” a la pregunta número uno, “…exigiendo el fin de la apropiación injusta del cargode Presidente de la República por parte del ciudadano NICOLÁS MADURO MOROS; y, la convocatoria a elecciones presidenciales y parlamentarias libres,justas y verificables.”

Ante esta expresavoluntad del pueblo,ejerciendo de manera directa su soberaníacomo lo establece el artículo 5 de la Constitución en concordancia con el artículo 70, la Asamblea Nacional acordó “…exigir el cumplimiento voluntario del mandato soberano,expresado en las respuestas a las preguntas consultadas…”como una solución“constitucional, pacífica y electoral”para reconstruir la institucionalidad del estado democrático y social de derecho y de justicia inexistente en el país.

gualmente, mediante el mismo Acuerdo exhortóa la Fuerza Armada Nacional a que cumpla conlo ordenado en las respuestas dadas a laconsulta y haga cumplir la Constitución,devolviendo asíla soberanía al pueblo venezolanoy restableciendoel estado de derecho. En el mismose ordena informar a la comunidad internacional el contenidodel Acuerdo indicando que “a manera de desahucioconstitucional ha sido notificado a su destinatario en Venezuela.”Todo ello bajo las previsiones del marco constitucional de restablecimiento de la vigencia de la Constitución a que se contrae su artículo 333, en concordancia con su artículo 328.

En virtud de lo anterior, es indiscutible la legitimidad de la Consulta Popular y de su mandato del desahucio constitucional y del exhortode la Asamblea Nacional.

Ahora bien, como quiera que el Acuerdo de la Asamblea Nacional, de fecha 3de enero de 2021, sedictó para el cumplimiento del referido mandato de la soberaníapopular, resulta indispensableydebe tenerse presente que:

1.-En la respuesta dada a la pregunta númerouno, el Pueblo ordenó el cese de la usurpación de la presidencia de parte de Nicolás Maduro, por lo cual la AsambleaNacional dispuso, “a manera de desahucio constitucional”, notificar aldestinatario de esta orden, que debe cesar en la usurpación en que semantieneen elcargo de la presidencia de la República. De igual manera, mediante la respuesta afirmativa a la segunda parte de la pregunta consultada, el Pueblo respondió que convocaba a elecciones presidencialesy parlamentariaslibres, justas y verificables.

2.-La respuesta a la pregunta número dosserespondióen forma afirmativa,por más de 6 millones de venezolanos, y en la misma respuesta manifestaron su rechazoal eventofraudulento de elecciones parlamentarias convocadas e igualmentesuaprobación de la solicitud a la comunidad internacional del desconocimiento del referido fraude electoral.

3.-También la respuesta a la pregunta número tres,resultóafirmativaen cuanto al acompañamiento y asistencia internacional que permitan rescatar nuestra democracia, atender la crisis humanitaria y proteger al pueblo de los crímenes de lesa humanidad.

Asimismo, lacomunidad internacional, como la mayoría de gobiernos democráticos, considerópertinente la Consulta Popular y el llamado a elecciones presidenciales y parlamentarias libres, justas y verificables; e igualmente, que no reconoce las elecciones ni la Asamblea resultante de ella.

Conforme a lo expresado, la Asamblea Nacional ha de continuar con el cumplimiento de la voluntad inequívoca del pueblo venezolano,de la cesación de quienes usurpan las funciones de Presidente de la República y, ahora, del Parlamento,que en ambos casostienen un origen inconstitucional y fraudulento, ya reconocido internacionalmente, objetivo éste que sólo podrá cumplirse materializando el mandato de convocar las elecciones presidenciales y parlamentarias libres, justas y verificablescon el acompañamiento y asistencia de la Comunidad Internacional.En este orden de ideas,

La organización de este evento electoral convocado por el pueblo venezolano, requiere que, de manera inmediata,se diseñe y ejecute un cronograma de actividades que conduzcan a la realización del mismo, cuyos resultados permitan la instalación de autoridades legítimas que puedan, en compañía del concierto internacional, devolverle a nuestro país la democracia y, con ella, el sistema de libertades destruido y que ha conducido a la población venezolana hacia un callejón en donde se violentan a diario todos los derechos humanos, y cuya única salida es precisamente el cumplimiento de la voluntad del soberano.

Es por lo expuesto quela Asamblea Nacional ha de continuar con el empeño de lograr la efectividadde las respuestas que fueron solicitadas al Pueblo, a través de la consulta popular, por lo que debe informar, comunicar, atender y compartircon los sectores democráticos, que respaldan su representaciónlegítima y soberana, sus planteamientose inquietudes sobre el cumplimiento de la referida Consulta Popular.

Finalmente, deseamos que comprendan que nuestro compromiso de seguir colaborando en las tareas que conduzcan al restablecimiento del orden democrático de nuestro país, recoge la expresión de millones de venezolanos que desean y necesitan una solución a este drama que vivimos y que debe atenderse con la urgencia y en atención al estado de necesidad en el cual nos encontramos.En este mismo sentido se manifestó la Conferencia Episcopal Venezolana, en su Mensaje del 9 de enero de este año , que ademásde desconocer las elecciones e instalación de la Asamblea Nacional producto de este ilegitimo proceso, considero “ urgente la disposición a fin de encontrar el camino legal y pacifico que facilite una transicióndemocráticay nos lleve cuanto antes a unas elecciones presidenciales y parlamentarias en condiciónde libertad e igualdad para todos los participantes y con acompañamiento de organismos plurales”.

Los venezolanos clamamos a todos los sectores que miren hacia un solo destino, que no es otro que el que requiere el esfuerzo compartido, solidario y desprendido de intereses personalistas, tendiente a resolver todaslas necesidades ycarencias, fundamentalmente de una población que cada día se hace más vulnerable y, en definitiva, paradevolver de esta manera la paz a nuestra sociedad.Por lo que el respeto a la voluntad popular es esencial para la institucionalidad republicana democrática, porque, como lo afirmo el Libertador, Simón Bolívar, “no puede haber República donde el pueblo no estáseguro del ejercicio de sus propias facultades” (Discurso al presidente del Congreso General de Colombia, Cúcuta, 1º de octubre de 1821).

Comunicado en pdf

Carta-Abierta-a-la-AN

Descarga el comunicado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up