3 noviembre, 2020

Convocatoria a “elecciones” del 6D es una violación al derecho a elegir de los venezolanos

Los venezolanos tenemos el derecho al sufragio, el cual ejerceremos “mediante votaciones libres, universales, directas y secretas”, tal como expresamente lo dispone el artículo 63 de la Constitución. Cuando el texto constitucional exige que se realicen elecciones libres está ordenando que se efectúen de forma tal que, tanto el procedimiento previo sea legal y que las autoridades que lo conduzcan sean legítimas, lo que devendría en un proceso electoral creíble, justo y competitivo, además de verificable, a objeto de que la sustitución de las autoridades electas sea también legítima. Son estas las condiciones que definen unas votaciones libres, principio fundamental sobre el cual debe descansa la democracia.

Las falsas elecciones convocadas por el régimen para el 6 de diciembre próximo carecen de las características mencionadas por cuanto desde el nombramiento de las autoridades del CNE hecho por un TSJ inconstitucionalmente constituido y usurpando esta competencia de la Asamblea Nacional y trasladando a algunos de sus magistrados a dirigir el ente comicial, hasta los procedimientos fraudulentos mediante los cuales han eliminado, disminuido y sustituido partidos políticos dan cuenta de este fraude. Esas “elecciones” han sido denunciadas por el Bloque Constitucional de Venezuela como producto de un “fraude constitucional continuado con el que se pretende celebrar un proceso que bajo ninguna circunstancia cumplirá con estándares internacionales de integridad electoral para una jornada libre, justa y competitiva”.

Hasta las autoridades de la Iglesia católica venezolana, quienes hace unos meses consideraron que abstenerse no era una opción, al día de hoy, ante tan aberrante “proceso” que asegura el más evidente y vergonzoso fraude electoral de los últimos años ha considerado que es “inmoral” realizar elecciones por cuanto no existe transparencia en las reglas y mecanismos de verificación. Sin garantías para el ejercicio del derecho al sufragio sino, por el contrario, con las evidencias de que será francamente violentado, al venezolano le corresponderá hacer sentir su voz con el silencio en las urnas y con el grito en la calle.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up