29 abril, 2020

Derechos Humanos en el Sebin y DGCIM

Carlos Nieto Palma / @cnietopalma                         

Abogado, coordinador general de la ONG Una Ventana a la Libertad

El pasado 22 de abril de 2020, Una Ventana a la Libertad (UVL), organización que dirijo, presento el informe “Situación de los derechos humanos en los centros de reclusión del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) y la Dirección de General de Contrainteligencia Militar (DGCIM)” el cual es una actualización condensada de dos documentos presentados en junio y noviembre de 2017. El primero de ellos referido a la situación de los derechos humanos de los privados de libertad en celdas del Sebin y el otro relativo a los centros de reclusión a cargo de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB). En esta oportunidad, sin embargo, el foco fue colocado específicamente en los centros de detención a cargo de la la DGCIM.

Ambas instituciones ejercen funciones que se podría denominar de policía política del régimen venezolano. Este informe se llevó a cabo en un lapso de tres meses. En ese período se realizaron 21 entrevistas en profundidad que abarcaron tanto a abogados litigantes, defensores de derechos humanos, familiares, allegados e incluso a personas que todavía permanecen detenidas. En oportunidades, la comunicación se dio mediante mensajes directos o llamadas a través de sistemas de mensajería. 

Uno de los hallazgos de esta investigación fue que los agentes del Sebin fueron alejándose paulatinamente de la práctica de torturas contra sus detenidos, presumiblemente por efecto de los cambios implantados durante la gestión del general Manuel Christopher Figuera, quien luego se unió al alzamiento militar del 30 de abril de 2019. Aunque para mayo de ese año había vuelto a la institución el mismo equipo liderado por el general Gustavo González López, hasta el momento de la investigación no se habían recibido denuncias sobre nuevos hechos de torturas.

Los agentes de la DGCIM, en cambio, no solo continuaron con estas prácticas sino que las sistematizaron e incorporaron nuevas modalidades, que son descritas en el informe. Producto de tales acciones no solo fue reportada la muerte en custodia del capitán de corbeta Rafael Acosta Arévalo, también hubo un intento de suicidio de un sargento que era objeto de investigación, y una mujer sufrió lesiones severas en su vientre que, según lo alegado por ella durante una audiencia de juicio, ocasionaron el cese de su embarazo.

Entre las conclusiones importantes que resalta este informe están que: “continuaron los señalamientos sobre torturas, tratos crueles, degradantes e inhumanos en la DGCIM de Boleíta, Caracas. Durante el lapso cubierto por el informe las denuncias se incrementaban en la medida en que se hacían más urgentes las investigaciones en casos determinados. En oportunidades, las torturas parecían guiadas más por el afán de lograr confesiones que “resolvieran” los casos, mediante la implicación pública de líderes políticos opositores por el interés de obtener información precisa y útil para la identificación plena de los responsables de los delitos investigados. Llama la atención que durante el proceso de pesquisa del llamado “magnicidio frustrado”, tanto los agentes del Sebin (previo a la llegada de Christopher Figuera) como los de la DGCIM exigieran a las personas bajo torturas que grabasen confesiones, según las pautas dictadas por un libreto”.

Igualmente, “los agentes de la DGCIM se continúan manejando como si fuesen parte de un suprapoder, capaces de inducir las decisiones de jueces y fiscales, tanto civiles como militares. Sus acciones no se enmarcan dentro de las limitaciones impuestas por las leyes procesales ni de policía de investigación. Esto los hace incurrir en prácticas como erigirse de investigadores y únicos testigos de las imputaciones, todo al mismo tiempo”. 

De igual manera, el informe de Una Ventana a la Libertad concluye: “No existen evidencias que permitan vaticinar el cese de tales prácticas por parte de los líderes y agentes de la DGCIM, ni que los del Sebin se mantendrán al margen de las torturas como habría sido desde octubre de 2018. No obstante, este informe no puede finalizar sin observar el surgimiento de un nuevo actor dentro de los esquemas de represión selectiva: las Fuerza de Acciones Especiales de la Policía Nacional Bolivariana (FAES). Durante la realización de este informe, los agentes de la FAES han privado de libertad a los diputados a la Asamblea Nacional Gilbert Caro y Renzo Prieto. Igualmente, hicieron lo propio con un periodista que dio cifras sobre afectados por COVID-19 distintas a las que divulgaban los voceros del régimen venezolano. Estas acciones eran ejecutadas anteriormente por efectivos del Sebin.

En su corta existencia (fue activada en 2017) las FAES han acumulado numerosas denuncias sobre violación de los derechos fundamentales, que llevaron a la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, a solicitar al gobierno la inmediata disolución de esa unidad, dependiente de la Policía nacional Bolivariana. La decisión del presidente Nicolás Maduro de no escuchar esta petición indica que posiblemente el régimen los considera necesarios para llevar a cabo y sin retardos sus propósitos de represión”.

El informe Situación de los derechos humanos en los centros de reclusión del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) y la Dirección de General de Contrainteligencia Militar (DGCIM) está disponible en el sitio web de Una Ventana a la Libertad www.unaventanaalalibertad.org .

One comment
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up