En Venezuela no hay justicia al no haber seguridad jurídica

La seguridad jurídica se fundamenta en conocer, comprender y confiar en el sistema que la representa, ello pasa porque el ciudadano identifique la organización institucional, los derechos y obligaciones que le son inherentes (normas mínimas) y cómo se garantizan para que de no obtenerlo hacer que la provea la justicia; ella indica las cualidades que el derecho debe tener para considerarlo seguro y con ello servir de instrumento efectivo de orientación para el ciudadano. A eso se le conoce como seguridad jurídica lo que, en definitiva, constituye un valor social esencial.

Quienes vivimos en Venezuela no podemos declarar que disfrutamos de seguridad jurídica; por el contrario, ni ciudadanos ni empresas tienen confianza en las instituciones que representan el Poder Judicial o el sistema de justicia, y los ciudadanos no están informados de las normas torcidas que buscan “legalizar” la arbitrariedad y destruyen el ejercicio de los derechos humanos.

Con ello la injusticia total que reina en el país se debe, entre otras causas, a un sistema que dejó de aplicar todos los componentes de la tutela judicial efectiva a los ciudadanos, apoyando la arbitrariedad y la corrupción. Por tanto, deja de lado la garantía de la seguridad jurídica, impidiendo la convivencia pacífica y, por el contrario, nos hace vivir en permanente zozobra, por ello no existe paz social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up