29 septiembre, 2020

Falacia comunicacional notoria y mundial

Román J. Duque Corredor 

La Sala Constitucional el Tribunal Supremo de Justicia, mediante la sentencia Nº 98 de 15 de marzo de 2000, elaboró para el Derecho interno la noción de hecho comunicacional notorio, entendiendo por tal el hecho cierto que por la publicidad  por los medios de comunicación es posible a la sociedad conocer su existencia; es decir, notorio, y que no ha sido desmentido. En otras palabras, que no es un hecho falso, que por más que hubiera sido publicitado no es cierto o ha sucedido, porque jamás acaeció y por ser eso no puede considerarse como verdadero ya que nunca existió.  

De esta moción puede decirse, en sentido contrario, que falacia comunicacional es la afirmación de un hecho falso porque no existe o no ha existido y que, por tanto, está desmentida. En efecto, el engaño o mentira que se esconde bajo algo, en especial cuando se pone de manifiesto su falta de verdad, es falacia, o como decía Aristóteles, es un hecho que se intenta pasar como verdadero para engañar a otras personas. Y si así como existe un hecho comunicacional notorio nacional, porque es una sociedad la que lo conoce, cuando por el contrario es una mentira que es publicitada internacionalmente se trata de una falacia comunicacional notoria y mundial. 

El mejor ejemplo de una falacia comunicacional notoria mundial fue la afirmación de Nicolás Maduro, previamente grabada y difundida por medios internacionales, ante la Asamblea General de la ONU el 24 de septiembre de 2020, de que la emigración venezolana de más de cinco millones de venezolanos “es consecuencia directa de las medidas coercitivas, unilaterales y de las agresiones económicas impuestas por el gobierno de Estados Unidos a nuestro pueblo”, y que ha producido “coyunturalmente el proceso de emigración de ciudadanos, fundamentalmente, por razones económicas”.  

Asimismo, Maduro aseveró que Venezuela “enfrenta una oleada de retornos voluntarios” que, según cifras de su gobierno, ronda los 70.000 y que muchos de los cuales proceden “de países con altísimos niveles de contagio” de COVID-19 como Colombia, Ecuador, Perú, Chile o Brasil. Además dijo que “ese retorno está fundamentado en varias razones”, entre las que citó “la sistemática violación de los derechos humanos, políticas anacrónicas y xenófobas” contra los migrantes durante la pandemia de COVID-19 que los obligó a volver a su país de origen al quedarse sin empleo y, por tanto, sin recursos económicos. 

Tal mentira es, en consecuencia, “una falacia comunicacional notoria mundial”, porque la emigración masiva de venezolanos no se debe a tales sanciones.  En efecto, la dramática migración venezolana no es coyuntural, como lo señaló Maduro en su mensaje ante la Asamblea General de la ONU, ni es consecuencia, como él lo sostiene, de las medidas adoptadas por EE UU. 

Tal como lo ha reportado ACNUR desde hace varios años la nuestra es la crisis de desplazamiento más grave de América Latina. Los cálculos a finales de 2019 de casi 5 millones de venezolanos que habían salido del país en los últimos 4 años, antes de sancion alguna, así como la implementación de distintos planes de emergencia de organizaciones internacionales para apoyar su llegada masiva en países de destino, dan cuenta de lo contrario.

Tampoco se puede instrumentalizar la compleja situación que viven miles de compatriotas fuera de su tierra en países donde el trabajo hoy escasea y que ha obligado muchos de ellos a retornar a Venezuela. Menos aún acusar a esos países que han recibido la presión de ingresos masivos de ser “violadores sistemáticos de los derechos humanos de los migrantes venezolanos”.

La situación no es coyuntural y la culpa no es del COVID-19 ni de las medidas adoptadas por EE UU, sino de la Emergencia Humanitaria Compleja que vive Venezuela producto de su situación política y social.

Así como la Sala Constitucional elaboró la noción del hecho comunicacional notorio, Nicolás Maduro es el precursor de la noción de “falacia comunicacional notoria mundial”.

 Caracas, 28 de septiembre de 2020

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up