31 agosto, 2020

La pandemia del hambre es tan destructiva para la población venezolana como la del COVID-19

Leemos con natural crispación que 9,3 millones de venezolanos son víctimas de “la pandemia del hambre”, según se recoge en la encuesta de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), datos de 2019. La inseguridad alimentaria ocurre cuando se interrumpe la cadena de suministros de alimentos. Al día de hoy es enorme el porcentaje de la población venezolana que se encuentra frente a esta pandemia del hambre, toda vez que ha aumentado con creces los impedimentos para adquirir alimentos.

Los venezolanos ya no sólo tenemos interrumpida la cadena de suministros de alimentos por malas cosechas por problemas en el agro, financiamiento o de falta de gasolina que dificulta que lleguen a los hogares. La realidad es que tenemos una población que sufre los estragos del hambre por cuanto casi 90% de los venezolanos se han empobrecido si tomamos en consideración que el salario mínimo no alcanza los 2 dólares mensuales que son –según cálculos– lo que necesita una persona para alimentarse en un día; por ende millones de venezolanos padecen las graves consecuencias de una inseguridad alimentaria, colocándolos en altos niveles de desnutrición y, consecuentemente, en grave riesgo su salud.

La pandemia por el COVID-19 aunada a la pandemia del hambre acorrala al venezolano, a quien ya no hay forma de proteger de la violación sistemática de su derecho a la alimentación por parte de un régimen que sólo ha sido capaz de proporcionar más dolor a una población hambrienta que ya ni siquiera puede salir a las calles en busca de la limosna o solidaridad. La negativa del régimen a permitir la entrada de ayuda de organismos como el Programa Mundial de Alimentos muestra cómo se continúan aplastando sistemáticamente los derechos humanos a la alimentación de los venezolanos. Nada justifica que el hambre de millones de venezolanos acabe con sus vidas o las deteriore para siempre, a menos que sea de manera intencional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up