Órdenes políticas del régimen impiden a los venezolanos ejercer el derecho al sufragio y a su soberanía

El Tribunal Supremo de Justicia tiempo atrás había comenzado a inmiscuirse en las directivas de los partidos políticos y asumir quienes debían dirigirlos y representarlos. Lo hicieron con el partido Copei, ahora con Acción Democrática designando una nueva directiva y también lo ha hecho con Primero Justicia (órdenes Nº71 y Nº72) en las cuales designó una junta directiva ad hoc. La característica que identifica estas decisiones es que nombran en tales directivas precisamente a personas pertenecientes a esos partidos, quienes han dado un respaldo evidente, claro y público al régimen. Además, les autoriza al uso de la tarjeta electoral, el logo, símbolos, emblemas, colores y demás elementos utilizados con fines políticos propios de estas organizaciones partidistas.

Se trata de una fórmula diseñada para que a la luz de un proceso comicial que habrán de efectuar con funcionarios también designados por la pretendida Sala Constitucional arrebatarle a la Asamblea Nacional esta competencia exclusiva y tiene como consecuencia la violación del derecho al sufragio, previsto en el artículo 63 de la Constitución, al disponer que: “el sufragio es un derecho. Se ejercerá mediante votaciones libres, universales, directas y secretas. La ley garantizará el principio de la personalización del sufragio y la representación proporcional”.

De tal manera que el artilugio utilizado para disfrazar un proceso electoral democrático (también por ello devenido en inconstitucional) busca burlar la libertad del elector para elegir, lo que deviene irremediablemente en unas votaciones inducidas y no libres como lo dispone el texto constitucional. A ello se agrega la violación al derecho ciudadano establecido en el artículo 70 de la Constitución, esto es, su participación y protagonismo en ejercicio de su soberanía que en lo político es la elección de cargos públicos, toda vez que bajo estas artimañas se pretende impedir el ejercicio de los derechos y el rescate de nuestra la democracia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up